Sobre la realidad nacional en los artículos de Ambrosio Velasco

Del artículo “Nación plural y democracia en México” es un excelente artículo que da un panorama de lo que pasaba a finales de los noventa en cuestión política en México, el sensacionalismo y grandes esperanzas puestas en el EZLN resultan fáciles de entender por el momento en que se escribió el artículo, al referirme a sensacionalismo y grandes esperanzas no pretendo menospreciar el gran esfuerzo hecho por el EZLN sino simplemente hacer notar que es un movimiento que ha venido a menos en últimos tiempos, que aunque en su momento represento una esperanza para muchos, abrió los ojos a otros tantos y tuvo importantes logros las condiciones para los pueblos indígenas siguen siendo muy malas, basta recordar el caso reciente de la carretera Amatitán-Huejuquilla donde el gobierno falsificó documentos en nombre de las autoridades tradicionales de la comunidad indígena de Santa Catarina Cuexcomatitlán, autoridades que después se quejaron y manifestaron su rechazo a la construcción de la carratera por implicar la destrucción de sitios sagrados para la comunidad Wirarika.
Este asunto de la carratera pone al descubierto la falta de respeto por la libre autodeterminación de los pueblos indios, lo que la tradición liberal diría Velasco Gómez, es una obra a favor de los pueblos indigenas de la región: la construcción de la carratera poruqe propicia el desarrollo, facilita el acceso y demás beneficios para los indigenas de Santa Catarina Cuexcomatitlán no es así, ellos tienen otras prioridades, prefieren la conservación del bosque y sus lugares sagrados al desarrollo. Otra cosa que descubrió este asunto de la carretera es la diferencia de opiniones y posturas entre miembros de la misma etnia, no se ha logrado la unidad nacional de la que habla Velasco Gómez, ya no se diga nacional si quiera etnica, mientras las autoridades de San Andrés Cohamiata, San Sebastián Teponauxtlán y Tenzompa están a favor de la construcción de la carretera las de Santa Catarina Cuexcomatitlán están en contra.
Estas divisiones al igual que las que se presentan por estos días en torno a la supuesta modernización y/o privatización de PEMEX, como otras varias que se han venido dando en los últimos años ponen de manifiesto las crisis a las que se enfrenta el sistema político y social mexicano. Esta crisis se ha vendio manifestando de mediados de los años sesenta del siglo pasado y no la situación no ha cambiado mucho, estructuralemente sigue siendo el mismo sistema, Velasco califica de buena la la labor del IFE a partir de 1997, pero quedaría en duda después de las elecciones presidenciales del 2006.
En términos generales el artículo de Velasco resume muy bien la historia política de México, pero no dice nada nuevo, y mantiene una postura muy similar a la que adoptó Salazar Bondy en 1968 con su libro ¿Existe una filosofía de nuestra América?, ambos coinciden en que las ideas políticas creadas en los países industrializados son aplicadas en América Latina, pero por ser realidades diferentes las de los países industrializados y las de América Latina la aplicación de dichas ideas suelen fracasar o llegar muy tardiamente, pero dice Velasco que más vale tarde que nunca.
Sin embargo hay que reconocer el avance logrado por la sociedad mexicana desde la publicación del artículo a la fecha. Uno de los puntos más representativos de este avance es la equidad en roles varonil y femenil en la sociedad mexicana, logrado en gran parte por ideas feministas exageradas y enfadosas, que no son ocurren sólo en México sino en prácticamente todo el mundo occidental; y a pesar de estos avances y tal vez como parte de estas ideas feministas hay quienes se indignan, sorprenden y hace alarde en grado exagerado del caso de una mujer oaxaqueña, Eufrosina Cruz quien aparentemente ganó unas elecciones pero s no ser respetó el resultado de la elección donde esta mujer ganó porque el municipio de Santa María Guiegolani se rige por usos y costumbres, y es uso y/o costumbre aislar a las mujeres de la política; este caso ejemplifica la elevada dificultad de una nación plural como la que concibe Ambrosio Velasco, por un lado la equidad de género por otra el respeto a las tradiciones indígenas, ¿cómo se puede construir una nación plural en medio de culturas que tienen puntos de vista no sólo diferentes sino contrarios?.
En este caso como en el de la carretera ya mencionada queda de manifiesto como la cultura nacional, la occidental engloba, atrapa y se atribuye a través de la fuerza y/o la cerrazón ideológica el derecho a controlar y decidir sobre los demás, y es que hay muchos indígenas que nacieron y viven dentro del Estado mexicano pero niegan ser mexicanos, en su momento Eufrosina apelo a la constitucionalidad “el derecho de usos y costumbres no está sobre el derecho constitucional”, dijo esto refiriendose al artículo primero de la Constitución mexicana que garantiza la equidad, ingenua Eufrosina que le toco comprobar que en México no prevalece el Estado Derecho, y es que Eufrosina como indígena occidentalizada pretendía occidentalizar a los habitantes de Santa María Guiegolani, algo similar a lo que le le ocurrió a Samuel Ruiz cunado llegó a Chiapas con la diferencia de que él no es indigena y de que comprendió mucho mejor las diferencias culturales entre cultura nacional y cultura indígena al tiempo que entendió las necesidades sociales de los indígenas, y casos como estos donde se muestra una buena intención pero no se comprende la cultura indígena han sido frecuentes en la historia de México, recordemos el caso de Prisciliano Sanchez donde anuncia a los indios de La Barca que ellos también son ciudadanos, y la respuesta de los indios es “nosotros queremos ser indios no ciudadanos”.

Para comprender y entender las diferentes culturas dentro de México se hace necesaria la apertura mental, la práctica de la hermenéutica, que como bien señala Velasco en “Hermenéutica, multiculturalismo y democracia” existe la necesidad de comprender al otro, y es que sólo comprendiendo al otro es posible construir una verdadera democracia plural que demanda la sociedad mexicana, sólo así será posible crear una verdadera cultura nacional y que ésta no sea entendida sólo como la cultura occidental mexicana sino como una cultura nacional donde participen activamente todas las culturas mexicanas, y en base al respeto de unas con otras se mantendrá el locus de la diversidad y riqueza cultural .
Pero sobre todo lo más necesario es la voluntad, la voluntad de construir una nación plural, la voluntad de entender al otro, la voluntad de dejar de lado la apatía.

“Hermenéutica, multiculturalismo y democracia”, Ambrosio Velasco Gómez, UNAM,
http://www.insumisos.com/lecturasinsumisas/Hermeneutica%20y%20multiculturalismo.pdf

“Nación plural y Democracia en México”, Ambrosio Velasco Gómez ,Instituto de investigaciones Filosóficas, UNAM, México, Marzo 1999.
http://www.ufg.edu.sv/ufg/red/avelasco.html

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s